Marco A. Dorantes

Este es mi blog* personal para temas generales; además, publico en estos blogs:
Temas técnicos de formulación de software:en Español y en Inglés.
Mis aportaciones en un seminario de introducción a la Filosofía.
*blog es una contracción de weblog: un diario o bitácora pública como medio de expresión particular.

Thursday, September 16, 2010

Español

Un idioma es una herramienta muy poderosa, con ella se puede glorificar y se puede maldecir. El ser humano es un ser de herramientas. ¡Cómo me gustaría saber usar mejor mi idioma natal!

Gracias a escritores como Fernando Ávila puede uno aprender más acerca del Español correcto. Por ejemplo, el esquema de esa unidad básica de sentido gramatical que es la oración:

Estructura de la oración española

Saturday, September 11, 2010

¿Cómo lo sabe?

Un líder religioso llamado Terry Jones, en Florida, EE. UU., recientemente se le preguntó ¿Qué es usted?, después de mencionarle que ha sido llamado fanático, intolerante, peligroso, demente, por miembros de muchas religiones debido a la cruzada que ha incitado para que sean quemados los libros canónicos de una religión diferente a la de él —remito la videograbación, que ocurre posterior al incomodo comercial: Pastor Terry Jones ‘I was lied to’—. Su respuesta fue:

"I am just a man who is trying to do what god has told us to do"‏

En español sería:

“Soy tan sólo un hombre que está tratando de hacer lo que dios nos ha dicho”

¿Cómo lo saben? Podría ser que no esté diciendo que Dios les habló directamente y ellos lo escucharon, por medio de sus oídos. Lo que podría estar diciendo es que saben lo que Dios les ha dicho —según ellos— porque han leído otro libro canónico diferente, el de su propia religión, la que consideran “la mejor”. En cualquiera de los dos casos ¿cómo podemos los demás estar más seguros de que su afirmación es cierta y no se trata de una falsedad? Debido a que su afirmación tiene muchísimas implicaciones, es decir, su afirmación representa algo de proporciones extraordinarias, los demás necesariamente esperaríamos una justificación de las mismas proporciones. Ya lo dijo Carl Sagan: afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria.

¿Ha presentado Terry Jones evidencia extraordinaria para sostener su afirmación extraordinaria? ¿No? ¿En qué categoría ponemos entonces a su afirmación? ¿Se trata de un dogma? Los dogmas son obstáculos ante el progreso del espíritu humano para orientarse en el sentido de la realidad. Los dogmas son manifestaciones del pensamiento mítico-mágico-místico-religioso y del pensamiento débil. Los dogmas son enajenantes y han sido causa de guerras y muchas otras atrocidades en contra de la Humanidad. ¿Qué clase de dios es aquel que demanda de sus criaturas un proceder en contra del sentido de la realidad? ¿Cuántas personas hoy en día actúan creyendo hacer lo que Dios les ha dicho? ¿Cómo lo saben? ¿Están dadas las condiciones para justificar tales afirmaciones?

He estado estudiando Filosofía de la Ciencia como parte de la curiosidad por saber de qué trata y para qué sirve ese tema llamado Filosofía. Del cómo eso puede estar relacionado con alguien común como yo y, en lo referente al conocimiento, de cómo podemos llegar a decir que conocemos algo. Es decir, cuáles son las circunstancias y condiciones que nos justifican para mantener una creencia y, por tanto, para dirigir nuestra conducta en el sentido de la realidad. Por supuesto, será necesario añadir el análisis de a qué nos referimos cuando decimos la realidad, de lo cual se ocupa la Ontología general.

Para alguien con un trasfondo dominado por el pensamiento mítico-mágico-místico-religioso como yo, ha resultado muy provechoso y transformador detenerme para analizar con más detalle los recorridos históricos que han derivado en el progreso científico actual. En particular la humilde, y trascendental, observación de que el progreso en el conocimiento de la realidad se cultiva a partir de reconocer cuán poco realmente sabemos. Y que por consiguiente, sostener neciamente dogmas y declaraciones absolutistas representa un serio obstáculo para proceder en el sentido de la realidad.

¿Es la respuesta de este líder religioso algo para sorprenderse, considerando la frecuencia con la que se pueden observar manifestaciones del pensamiento mítico-mágico-místico-religioso en este nuestro mundo “moderno”? ¿No es acaso este tipo de torpeza lo que alienta el pensamiento posmodernista, el que se promulga en contra del proyecto inacabado de la Ilustración que representa el modernismo?

Actualización:

Ahora el pastor Terry Jones dice que Dios le dijo que se detuviera con eso de quemar libros canónicos de una religión —remito la videograbación, que ocurre posterior al irritante comercial: Pastor cancels burning.

¿Qué tipo de moldes mentales tiene esta persona que le hacen decir ese tipo de afirmaciones?

Thursday, September 09, 2010

¿Qué es una actitud de servicio?

Para empezar, podríamos pensar en lo que no es una actitud de servicio pues al contrastarla con conceptos relacionados podremos captar más la esencia del concepto al que me refiero aquí. Parto de la suposición en la que servir a los demás se considera algo positivo en tanto el servicio ofrecido, en efecto, sirva. Además, supongo la perspectiva donde en nuestra sociedad siempre tenemos quien nos sirva y también siempre alguien a quien servir. Somos amos y mayordomos entre nosotros como sociedad.

Estaremos de acuerdo en que una actitud de servicio no se debe acercar al concepto de servilismo, en el cual el ser servil no entrega realmente algo valioso para nadie.

¿Qué te parece la opinión de que una actitud de servicio podría ser análoga a la figura de un mayordomo en jefe que es llamado por un joven o necesitado amo que debido a su inexperiencia se ha metido en problemas o no sabe cómo proceder?

Quienes nos dan órdenes o nos piden cosas podrían representar al amo que necesita del señorío y del buen juicio de un mayordomo capaz. Por supuesto, para que la situación llegue a buen fin el amo debe someterse por completo y ponerse en las manos de su mayordomo pues si esto no ocurre las posibilidades de que el mayordomo pueda ser efectivo se ven seriamente limitadas.

Hay de mayordomos a mayordomos, por lo que no hay sorpresa al encontrar amos que realmente no confían enteramente en los mayordomos que ellos mismos mandan llamar y terminan procediendo conforme su inexperiencia o falta de conocimiento les hace ver. No en pocas ocasiones tal situación deriva en una serie interminable de tropiezos.

El tipo de mayordomo en que se puede confiar sería aquel que realmente cuenta con señorío sobre su materia. ¿Cómo se logra tal señorío? Por supuesto: no existe una fórmula mágica ni receta de diez pasos para lograrlo. Lo requerido trata de una serie de factores o ingredientes, en una mezcla adecuada, para obtener a un mayordomo confiable, uno que no esté ni muy salado ni tampoco muy desabrido. Un buen ingrediente son los patrones intelectuales con los que aborda la adquisición de conocimiento. Un aspirante a mayordomo que no cuente con bases sólidas en filosofía de la ciencia y en la ética de la investigación científica terminaría pareciéndose a un miembro del fetichismo que sólo aspira a graduarse como médico brujo, promotor de siempre un nuevo fetiche. Por lo que si bien un aspirante a mayordomo en jefe no se nombra a sí mismo ni ejerce como científico, propiamente dicho, sí está empeñado en el desarrollo de lo que es el núcleo de tales disciplinas intelectuales: el sentido crítico.