Marco A. Dorantes

Este es mi blog* personal para temas generales; además, publico en estos blogs:
Temas técnicos de formulación de software:en Español y en Inglés.
Mis aportaciones en un seminario de introducción a la Filosofía.
*blog es una contracción de weblog: un diario o bitácora pública como medio de expresión particular.

Saturday, July 09, 2005

¿Qué es brillar?

Miguel Angel, te felicito por hacer cuestionamientos abiertamente que nos llevan a pensar (cuestionamientos).

Me hiciste recordar también alguna época cuando conocí a varias personas que no son parte de la Iglesia y son excelentes en lo que hacen, son compasivos con los demás, ayudan activamente a comunidades necesitadas, en fin, son dignos de aplausos. ¿Cuál es la diferencia entre ellos y un cristiano? ¿Por qué un cristiano está salvado y uno de ellos no? ¿Simplemente porque no comparten la misma idiosincrasia?

Lo que sí conozco es que el estado de salvación está en relación a un estado de la mente, seguido de un estado del corazón acompañado del comportamiento, en ese orden de prioridad.

Es decir, si sólo se hacen las cosas o sea sólo cuentas con el comportamiento sin la sinceridad que da involucrar el corazón, entonces uno es un tanto hipócrita.

Por otro lado, si el corazón está presente en lo que haces, eres honesto y espontáneo pero sin entender “el porque hacerlo” podría decirse que el resultado es algún tipo de humanismo y no tiene mucho que ver con Cristo.

Finalmente y enfatizando estos rasgos del estado de salvación, si tienes las acciones, acompañadas del corazón entregado, más el entendimiento de quién es Dios y su carácter entonces estás ante la decisión de escoger la motivación que distingue a un cristiano del resto de las personas.

Un cristiano pone los intereses de Dios por encima de sus propios intereses, lo que hace lo hace por la gloria de Dios y por el bien de su reino, esa es la motivación esencial que lo distingue del resto del mundo.

Por el contrario, el resto del mundo pone sus propios intereses por encima de la honra de Dios y de su reino. Sin importar que haga, si lo hace para satisfacer sus intereses egoístas, para mantener su estado de auto-complacencia y auto-gratificación, entonces simplemente es un pecador impenitente y todavía está en sus pecados.

Como es evidente, se trata de lo que sucede bien adentro de cada persona, en lo íntimo donde solo él y Dios conocen el verdadero motivo y el verdadero objeto supremo de búsqueda por el cual vive día con día. Es por eso que es muy difícil juzgar y no nos corresponde a nosotros hacerlo pues no conocemos con certeza ese estado interior, aun cada persona, cristiano o no, tiene que profundizar en sí mismo para tener bien claro dicho estado interior.

Un cristiano escoge como objeto supremo de búsqueda la gloria de Dios y de su reino, por encima de sus intereses de auto-afirmación (incluyendo sentirse bien por el sólo hecho de estar en la Iglesia y participar con sinceridad). Un cristiano contempla las alternativas y escoge de acuerdo a su conocimiento de cómo es Dios, prefiere honrar y enaltecer el carácter de Dios por encima de las otras alternativas sin importar cuán populares sean.

Ejemplo: un cristiano comete una infracción de tránsito en la ciudad, el oficial de tránsito le presenta la típica elección “paga una pequeña mordida aquí y te vas o, te levanto una costosa infracción perdiendo mucho tiempo en la burocracia”.

Estos momentos distinguen a un cristiano de alguien que no lo es; ambos pueden escoger no caer en la corrupción y pagar su debida multa, pero la clave está en ¿Por qué? El cristiano lo hizo por que sabe que así no es Dios, y lo prefiere a El en lugar de tomar el camino fácil para evitarse problemas, escoge pagar lo que merece su error porque así lo haría Cristo.

Mientras que el no cristiano lo hizo por cualquier otra razón, porque le gusta la honestidad, porque no le cayó bien el policía, porque no quiere ir al infierno, porque no tenía cambio, porque estaba acompañado de sus hijos, etc. pero la gloria de Dios nunca estuvo en su mente, o por lo menos no era su objeto supremo de búsqueda.

Te recomiendo estudiar los textos de Charles G. Finney http://www.charlesgfinney.com/ que expone muchos más detalles del estado de salvación.

Saludos cordiales,