Marco A. Dorantes

Este es mi blog* personal para temas generales; además, publico en estos blogs:
Temas técnicos de formulación de software:en Español y en Inglés.
Mis aportaciones en un seminario de introducción a la Filosofía.
*blog es una contracción de weblog: un diario o bitácora pública como medio de expresión particular.

Wednesday, January 11, 2017

Sobre «Dios» — ¿Interpretar “espiritualmente”?


He preguntado a muchos “maestros” de la Biblia por el significado de algún pasaje bíblico difícil de entender y algunos han contestado que sólo se puede entender “espiritualmente”. Al preguntar por el significado “espiritual” de alguno de esos pasajes he recibido respuestas diferentes, algunas del todo discrepantes entre sí. Incluso, en ocasiones distintas, he escuchado respuestas desiguales del mismo “maestro” sobre el mismo pasaje bíblico. Está claro que cada cual ha interpretado el pasaje como mejor le acomodó al momento.

¿Qué es interpretar “espiritualmente”?

Si una interpretación literal no es “espiritual”, entonces quizá interpretar “espiritualmente” se encuentre cerca de interpretar «metafóricamente». Eso explicaría la diversidad de significados “espirituales” a un mismo pasaje, incluso por la misma persona en ocasiones diferentes, al usar metáforas diferentes en cada ocasión.

Si esto es así, entonces un “maestro espiritual” de la Biblia se cultiva al indagar sobre las así llamadas «ciencias del espíritu» —en el contexto del conjunto de disciplinas llamadas ‘Humanidades’; por ejemplo, literatura, antropología, teología, religión comparada, historia, etc.

Por supuesto, la metáfora tan sólo sería uno entre muchos otros recursos disponibles para interpretar “espiritualmente” los textos bíblicos. Los siguientes tropos son otros recursos para una exégesis bíblica distinta de aquella imperante tendencia de siempre interpretar moralmente los pasajes de la Biblia. Es cierto, no hay ningún problema si alguien los interpreta moralmente para sí mismo; por otro lado, una interpretación moral se hace problemática si se impone sobre los demás bajo la insulsa idea de que “es Palabra de Dios”.

Un maestro de la Biblia, como cualquier otro maestro que esté más interesado en el aprendizaje que en la enseñanza, busca hacer pensar a los neófitos. No les dicta qué deben pensar, sino les da ejemplos de cómo pensar por sí mismos el tema en cuestión. Los otros “maestros”, quienes gustan de adoctrinar a sus audiencias con su implícito grito de batalla: “piensa como yo, o condénate”, tan sólo ejercen una prepotencia* a la que grotescamente llaman “espiritual”.

*prepotente: que abusa de su poder o hace alarde de él.

alegoría = Ficción en virtud de la cual un relato o una imagen representan o significan otra cosa diferente. Plasmación en el discurso de un sentido recto y otro figurado, ambos completos, por medio de varias metáforas consecutivas, a fin de dar a entender una cosa expresando otra diferente.

metáfora = Traslación del sentido recto de una voz a otro figurado, en virtud de una comparación tácita, como en las perlas del rocío, la primavera de la vida o refrenar las pasiones.

metonimia = Tropo que consiste en designar algo con el nombre de otra cosa tomando el efecto por la causa o viceversa, el autor por sus obras, el signo por la cosa significada, etc.; p. ej., las canas por la vejez; leer a Virgilio, por leer las obras de Virgilio; el laurel por la gloria, etc.

sinécdoque = Designación de una cosa con el nombre de otra, de manera similar a la metonimia, aplicando a un todo el nombre de una de sus partes, o viceversa, a un género el de una especie, o al contrario, a una cosa el de la materia de que está formada, etc., como en cien cabezas por cien reses, en los mortales por los seres humanos, en el acero por la espada, etc.


0 Comments:

Post a Comment

<< Home