Marco A. Dorantes

Este es mi blog* personal para temas generales; además, publico en estos blogs:
Temas técnicos de formulación de software:en Español y en Inglés.
Mis aportaciones en un seminario de introducción a la Filosofía.
*blog es una contracción de weblog: un diario o bitácora pública como medio de expresión particular.

Saturday, November 12, 2016

Sobre «Dios» — Hacer teología – Parte II


Un judío central en la historia del judaísmo es Jesucristo y, como decía en la Parte I, al parecer, no dejó por escrito ni una sola de sus ideas —a diferencia de otros judíos famosos que sí dejaron obras escritas propias. Todas las preguntas básicas acerca de Jesucristo y sus ideas han sido motivo de esfuerzos teóricos especulativos, ya sea de tipo histórico, filológico, teológico, etc., por parte de quienes se han interesado en contestar esas preguntas básicas: ¿qué hizo?, ¿qué dijo?, ¿qué enseño?, ¿cómo vivió en aquella provincia rural en la Palestina antigua?, ¿por qué murió?, ¿qué indicaciones dejó para después de su muerte?, etc.

Dado que no dejó nada escrito, aquellos que se hacen esas preguntas básicas tendrán que hacer esfuerzos para teorizar posibles respuestas. Así ha ocurrido desde su muerte y desde hace más de dos milenios que los interesados han estado teorizando sobre él, cada uno con su agenda propia. Y quizá sea inevitable que muchos sigan teorizando sobre él en el futuro pues las agendas del pasado podrían no satisfacer las agendas del ahora. Por lo cual se requiere seguir teorizando sobre Jesucristo y analizando las agendas que imperan en el presente. La historia del tema está repleta de casos en que muchas agendas quedaron silenciadas durante siglos debido a que los interesados en dichas agendas no hicieron un mejor esfuerzo para explicarse; por mencionar tan sólo unos ejemplos están los ebionitas y los marcionitas de los primeros siglos de la Era Común, o los albigenses y los patarines de hace un milenio.

La destreza para lograr una buena teorización teológica-cristológica, que sea coherente y fiable, resulta muy importante pues de otro modo el proyecto de poner palabras propias en la boca de Jesucristo corre el riesgo de no resultar una obra convincente. Ejemplos de obras teóricas que sí resultaron convincentes para su propia época son muchos textos en el canon neo-testamentario, pero son necesarias otras obras para la época actual. Tal necesidad se puede demostrar, por ejemplo, con la pregunta: ¿en qué medida una agenda judeocristiana ultraconservadora —la cual afirme que “una mujer no puede estar a la cabeza de un país”— está detrás de los resultados de la reciente elección política en cierto país del norte?

Mi interés personal no está en defender ninguna teoría particular acerca de Jesucristo, ni tengo interés en alguna forma particular de judaísmo. Mi interés personal está en la destreza requerida para un buen ejercicio teórico per se. Hay muchos ejemplos de obras teóricas que son muy convincentes; las hay de tipo histórico-filológico, así como de tipo teológico-cristológico. La destreza para lograr dichas obras tiene cierta interacción con la destreza para lograr una buena obra de tipo literario, y mi interés está en lograr alguna obrilla en el género literario-filosófico.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home