Marco A. Dorantes

Este es mi blog* personal para temas generales; además, publico en estos blogs:
Temas técnicos de formulación de software:en Español y en Inglés.
Mis aportaciones en un seminario de introducción a la Filosofía.
*blog es una contracción de weblog: un diario o bitácora pública como medio de expresión particular.

Tuesday, August 14, 2012

T.V. y Educación

Me ha interesado pensar sobre el tema general de la televisión y sobre su papel como formadora de opiniones y creencias —a todas las edades, no sólo como niñera electrónica— pues pensar esos temas es un pilar para entender no sólo a la cultura popular sino también a su efecto banalizador sobre la alta cultura [1].

Los contenidos que trivializan temas importantes, como la idea de triunfo, son parte de la sociedad teledirigida en la reflexión crítica de Giovanni Sartori [2]. Por lo que ese tipo de contenidos representa una evidencia más por la cual el análisis cultural, y supracultural, me parece más relevante que nunca. Pues, ¿no es acaso importante entender cuánto de mis propios prototipos de opinión y comportamiento provienen de la teledirección ejercida por quienes definen el minúsculo espectro perceptible en la imagen televisiva, multimedia y digital?

Pues lo minúsculo de ese espectro de percepción, que me informa muy poco y mal sobre lo real, es una de las principales causas de mi pobreza de espíritu y de conciencia.

También recordé la crítica que Karl Popper hizo de los contenidos televisivos de corte banal [3], de la cual remito uno de sus puntos: «“yo también puedo equivocarme, pero creo que mientras no se me pruebe lo contrario, ustedes son quienes no entienden las consecuencias de la televisión porque, inmersos en ese mundo de imágenes, no se dan cuenta de cuán profundamente modifica las bases de la educación”. La televisión cambia radicalmente el ambiente, y de ese ambiente tan brutalmente modificado extraen los niños —de todas las edades— los modelos que van a imitar. Resultado: estamos haciendo crecer un sinnúmero de pequeños criminales. Debemos contener ese mecanismo antes de que sea demasiado tarde...En efecto, si no se actúa, tiende inexorablemente a empeorar por una ley interna propia, la de la ‘audience’, que Popper formulaba más familiarmente como ley de la ‘adición de especias’, que sirven para hacer condimentar alimentos sin sabor que de otra manera nadie querría.» —Y esto era ya desde 1994.

Los sistemas educativos, gubernamentales o privados, además de ser un tema educativo también son un tema político. Ante los cuales hay que preguntar y cuestionar sobre su sentido último de existir [4]. Pero ¿qué hay con el sistema educativo personal?, eso concierne a la ética. Y, por tanto, debe ser el principal sistema educativo sujeto de revisión y cambios. Por ejemplo, en la proporción que guarda la relación entre mis habilidades de lectura, y el cambio de mi mentalidad debido a dicha lectura, y entre la cantidad de tiempo consumiendo contenidos procesados, cual comida chatarra, provenientes de la televisión banal [5].

Referencias

  1. La civilización del espectáculo

  2. La Sociedad Teledirigida

  3. La televisión es mala maestra — Karl Popper

  4. Education For Whom and For What?

  5. Lectura vs televisión - entrevista con Rius

0 Comments:

Post a Comment

<< Home