Marco A. Dorantes

Este es mi blog* personal para temas generales; además, publico en estos blogs:
Temas técnicos de formulación de software:en Español y en Inglés.
Mis aportaciones en un seminario de introducción a la Filosofía.
*blog es una contracción de weblog: un diario o bitácora pública como medio de expresión particular.

Saturday, July 14, 2007

Una cultura para el aprendizaje

Las observaciones que ahora presento son resultado de mi búsqueda por entender más dos aspectos importantes para mí: el primero, el arrepentimiento referido en el mensaje del evangelio de Jesús, El Cristo; el segundo, el significado del aprendizaje.

La observación principal es que ambos conceptos tienen propiedades en común, tales que desde mi punto de vista, los hacen efectivamente lo mismo. Me explico. Cuando decimos que aprendimos algo es porque anteriormente no estaba en nuestra conciencia; si alguien dice que aprendió algo que ya sabía está diciendo dos cosas que se anulan recíprocamente, una contradicción. Un rasgo del verdadero aprendizaje es el efecto que produce en la conducta; por lo que aprender es algo muy distinto en comparación con memorizar. Por otro lado, el arrepentimiento bíblico se refiere al cambio de mentalidad que viene de reconocer quién es Dios, su naturaleza y la posición relativa que tengo a su respecto. Por las narraciones en la Biblia sabemos que el arrepentimiento es el preludio a un nuevo estado de conciencia resultado de un darse cuenta de algo que no veíamos anteriormente y por lo cual decidimos tomar un rumbo diferente en la vida.

El cambio de conducta puede ser observable y ese hecho es evidencia de la existencia del aprendizaje o arrepentimiento, pero por sí sólo el cambio de conducta no es condición suficiente, es necesario el nuevo estado de conciencia adquirido y por ser un estado interno su existencia sólo puede ser comprobada por la misma persona; lo observable del nuevo estado de conciencia típicamente es un pronunciado cambio de opinión con respecto de lo aprendido o arrepentido.

Dadas así las cosas, concluyo que aprender y arrepentirse efectivamente coinciden en las condiciones necesarias y suficientes para que existan, y son: un nuevo estado de conciencia adquirido y, los cambios de conducta relacionados.

Como corolario, es decir, como consecuencia lógica de la conclusión, para un grupo de personas arrepentidas (en el sentido bíblico) se espera que procuren una cultura para el aprendizaje, un ambiente donde aprender es bien visto pues es parte esencial del conjunto de ideas fundamentales que caracteriza su pensamiento , es decir, de su ideología.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home